¿Llegamos al futuro?

Cuanto quisiera que se me respondiera esta interrogante, ¿Llegamos al futuro? Hace unos años, la posibilidad de que las salas de cines fueran completamente holográficas parecía una idea muy futurista y con algo de ciencia ficción, pero desde hace un tiempo la tecnología de los hologramas ha seguido avanzando. ¿Acaso en un tiempo no muy lejano se podrá tener hologramas en las principales salas de cine, y verlo como algo cotidiano?

Construir una sala de cine, en la actualidad presume ciertos retos, ahora no solo necesitas disponer de excelentes butacas, un ambiente cómodo, de sonido y sistemas acústicos de altísima calidad, sino que cámaras o dispositivos de proyecciones estén repartidos en los espacios para darnos el efecto holográfico con el que tanto sueño disfrutar. Esta tecnología, ya amenaza con estar presente en artefactos cotidianos como los Smartphone, porque no estar presente en este tipos de establecimiento donde el aprovechamiento de las imágenes podrían ser al máximo.

Una vez explotadas sus potencialidad, es muy seguro que migren a otras áreas de nuestra vida, como la educación, la comunicación e incluso la seguridad. Hace un tiempo buscando algún dispositivo de seguridad que me sirviera disuadir un poco más a los intrusos de mi casa cuando saliera de viaje, por sugerencia de un amigo cerrajero, encontré un timbre inteligente que al tocar a mi puerta se conectaba con mi teléfono haciendo las veces de intercomunicador, respondiendo al llamado de la puerta y evadiendo la visita inesperada aun cuando no estoy en casa.

La sugerencia me pareció excelente, aunque alejado de lo que es el trabajo tradicional de los cerrajeros, este tipo de dispositivos que simulan una realidad son adecuados. Si esta me llego a asombrar imagínense lo que podría hacer una tecnología 3d holográfica en cuanto la seguridad se refiere. Es por ello que no cesa mi deseo de que llegue muy rápido el futuro que tanto promete para el mundo del entretenimiento.

Los españoles han dado muestra de estar interesados en tal tecnología y hace unos años usaron por primera vez en la presentación de los medios de la película Chappie, la cual está protagonizada por el exitoso actor Hugh Jackman, de la cual es responsable su dirección por Neill Blomkamp, eL proceso de preguntas y respuestas se llevó a cabo con la interacción holográfica en tiempo real, la industria española no se ha quedado atrás esperando que dentro de poco nos sorprendan con un nuevo paso.

Un proyector HD muestra la imagen holográfica en una pantalla gris situada en el suelo, de manera que la imagen proyectada rebota y se refleja en un holograma con efecto 3D. Es de este modo como se causa el efecto deseado. Este es el término adecuado para referirse a los hologramas “Telepresencia Holográfica”, llegó para quedarse, aunque aún hay mucha tela que cortar para llegar a consolidar la tecnología, existen muchas limitaciones de espacio, de ángulos de visión y de iluminación que deberán sobreponerse, pero ya se van manejando excelentes resultados, sus usos se han ido expandiendo al mundo del espectáculo, resultando muy bien aceptados.

Pintura, un arte para todos

Creo que de todas las ramas del arte, la pintura es una de las prácticas más independientes y solitarias que existen, por más que se hagan sesiones grupales, el arte siempre depende de la mano de un artista en particular, para reflejar un talento o para dejar claro que es todo un desastre. La pintura es como especie de regalo que sale del espíritu creador de un individuo para el mundo que lo pueda ver.

Es un estado de soledad donde cada artista logra conectarse con su pensamiento para plasmar en formas, líneas, colores y texturas sobre un lienzo, lo que desea expresar.

El hace una pintura, quizás nunca llega a pensar a la porción de individuos que podrían apreciar lo que se transformó en una obra de arte, en aquel momento era solo la necesidad de drenar un sentimiento o una emoción con materiales que le dieron vida, pero que de estar consiente que multitudes las podrían observar o criticar es imaginable que se podría auto truncar la espontaneidad.

Debe haber sido así, como se crearon esas valiosas obras de arte de pinturas que aún se recuerdan y que forman parte de la humanidad, alguien en su momento no tuvo la intención de hacerse famoso, pero sí de hallar un pedazo de paz mientras que le daba forma, ahora ese arte independiente se ha hecho popular, conocido por el mundo y hasta deseado por manos intrusas, hasta el nivel de tener que solicitar servicios de un cerrajero especializado que impida que sean extraídos de los museos más renombrados e importantes del mundo.

Estos cerrajeros deben dejar lo tradicional de su forma de trabajar para innovar en cuanto a los elementos que brinden a estos establecimientos un sistema integral de vigilancia, no solo por el temor de que las obras sean extraídas sino para evitar la manipulación indebida de personas ajenas a los museos que no están autorizadas y que pueden causar daños, por la antigüedad de la pieza, que por ser tan frágil pondrían fin a la importante exhibición.

No quiero decir que no existan artistas que creen pinturas fabulosas, estando conscientes que el mundo entero las podrá miras, incluso pueden hallar inspiración encontrando cierta extravagancia en lo que desea expresar. Pero obviamente no se estaría hablando de espontaneidad sino de talentos.

No es muy difícil pensar que cuando un artista trae un trabajo distinto al que se está acostumbrado, algo que rompa con lo real, que nos cause asombro, se pueda pensar también que ese individuo esta apartado de la realidad común para llegar a ese trabajo. No es que este totalmente loco, pero definidamente no ve al mundo de la misma manera que los demás.

Pienso que el arte proviene de ese porcentaje de personas que están en los extremos, porque un arte sincero e independiente, no se puede ejecutar con tanta alevosía, cordura y sensatez sino no todo lo contrario. Que proviene de un mundo interior único sin reglas, amplio y confuso que sale de uno, imposible que varios lo generen.