Pintura, un arte para todos

Creo que de todas las ramas del arte, la pintura es una de las prácticas más independientes y solitarias que existen, por más que se hagan sesiones grupales, el arte siempre depende de la mano de un artista en particular, para reflejar un talento o para dejar claro que es todo un desastre. La pintura es como especie de regalo que sale del espíritu creador de un individuo para el mundo que lo pueda ver.

Es un estado de soledad donde cada artista logra conectarse con su pensamiento para plasmar en formas, líneas, colores y texturas sobre un lienzo, lo que desea expresar.

El hace una pintura, quizás nunca llega a pensar a la porción de individuos que podrían apreciar lo que se transformó en una obra de arte, en aquel momento era solo la necesidad de drenar un sentimiento o una emoción con materiales que le dieron vida, pero que de estar consiente que multitudes las podrían observar o criticar es imaginable que se podría auto truncar la espontaneidad.

Debe haber sido así, como se crearon esas valiosas obras de arte de pinturas que aún se recuerdan y que forman parte de la humanidad, alguien en su momento no tuvo la intención de hacerse famoso, pero sí de hallar un pedazo de paz mientras que le daba forma, ahora ese arte independiente se ha hecho popular, conocido por el mundo y hasta deseado por manos intrusas, hasta el nivel de tener que solicitar servicios de un cerrajero especializado que impida que sean extraídos de los museos más renombrados e importantes del mundo.

Estos cerrajeros deben dejar lo tradicional de su forma de trabajar para innovar en cuanto a los elementos que brinden a estos establecimientos un sistema integral de vigilancia, no solo por el temor de que las obras sean extraídas sino para evitar la manipulación indebida de personas ajenas a los museos que no están autorizadas y que pueden causar daños, por la antigüedad de la pieza, que por ser tan frágil pondrían fin a la importante exhibición.

No quiero decir que no existan artistas que creen pinturas fabulosas, estando conscientes que el mundo entero las podrá miras, incluso pueden hallar inspiración encontrando cierta extravagancia en lo que desea expresar. Pero obviamente no se estaría hablando de espontaneidad sino de talentos.

No es muy difícil pensar que cuando un artista trae un trabajo distinto al que se está acostumbrado, algo que rompa con lo real, que nos cause asombro, se pueda pensar también que ese individuo esta apartado de la realidad común para llegar a ese trabajo. No es que este totalmente loco, pero definidamente no ve al mundo de la misma manera que los demás.

Pienso que el arte proviene de ese porcentaje de personas que están en los extremos, porque un arte sincero e independiente, no se puede ejecutar con tanta alevosía, cordura y sensatez sino no todo lo contrario. Que proviene de un mundo interior único sin reglas, amplio y confuso que sale de uno, imposible que varios lo generen.