La irreverencia de los pintores a través de la historia

La irreverencia es un elemento que forma parte de las mentes inteligentes, que se emplea a manera de disconformidad o de protesta. Pero lo que jamás imaginamos es que esta premisa formaría parte de los distintos pintores a través de la historia.

Conozcamos el lado irreverente de algunos pintores que se salieron con la suya ante una situación tabú, o que les pudo parecer ridícula. Ya veremos si nosotros reaccionaríamos igual estando en el lugar de ellos.

  1. La moneda de Rembrandt

Rembrandt es un pintor que se destacó por su genio y virtud, siendo uno de los representantes más notable del arte barroco. Claro, también se distinguió por hacer ciertas bromas a clientes inconformes.

Se cuenta que un día un cliente le solicitó una obra determinada, y una vez culminada la pintura el cliente quedó disconforme con el resultado, por lo que reclamó que volviese a hacer el trabajo.

Rembrandt aceptó sin hacer objeción, y le dio fecha para ir a reclamar su nueva pintura. En el momento que el cliente debe retirar su obra de arte, éste observa que hay una moneda en el suelo por lo que decide recogerla disimuladamente.

Cuando el cliente se percata que la moneda es pintada por Rembrandt, éste reclama la pintura sin siquiera cerciorarse de que tuviese defectos. Buena manera de salirse con la suya el célebre pintor.

  1. Los proverbios flamencos de Brugel el viejo

Pieter Brugel, mejor conocido como Brugel el viejo fue reconocido por sus muchas obras exponentes del arte flamenco. No todos aprecian la obra de este autor, pero en opinión de muchos es catalogado de genio. Yo agregaría incluso que gozaba de sentido del humor.

Y es que el humor bien concebido es la expresión de las mentes brillantes, y esto se puede visualizar a través del cuadro “proverbios flamencos”, en el que aparecen una serie de personajes como si se tratase de una imagen de “¿Dónde está Wally?”

Algunos de estos proverbios son “echarles margaritas a los cerdos”, “afeitar a un loco sin jabón” y el más notable de todos “poner a crecer panes en el tejado”. Tan solo mencionamos tres, ya que se trata de 118 proverbios flamencos presentes en el cuadro.

  1. El ingenio de Goya

Si hubo un pintor que se caracterizó por la falta de códigos de ética (en el sentido gracioso de la palabra), fue Francisco de Goya pues muchos de sus cuadros eran un tanto escandalosos para la época en que fueron concebidos.

Fue necesario hacernos de un cerrajero para conseguir sus obras. Naaa… es broma, pero sí que sus obras estaban muy bien custodiadas de los ojos prejuiciosos.

Pintó un cuadro de la cohorte de Carlos V de España, siendo la viva expresión de la burla. Se hablaba que Carlos V era un pusilánime y su esposa lo dominaba. Y así muchas de sus pinturas, por lo que te invitamos a que las analices y te diviertas un poco.