El Art Nouveau, un largo camino para liberarse del neoclasicismo

En el siglo XIX, casi todas las formas de arte se inspiraban en el pasado. La imitación de la cultura grecorromana era la inspiración de muchos estilos artísticos El predominio de formas inspiradas en el pasado es la razón fundamental para la aparición del Art Nouveau.

El Art Nouveau se caracteriza por la inventiva, la presencia de ritmos, colores, ornamentos inspirados en árboles, flores, insectos y animales.

Es también un arte total, puesto que utiliza todo espacio disponible para construir un universo personal que envuelve al ser humano con el propósito de contribuir al desarrollo del hombre moderno de principios del siglo XX.

Las fuentes de inspiración son muy antiguas y el tema del Art Nouveau ya existe en los textos de los teóricos revolucionarios franceses del siglo XVIII.

Así, Claude Nicolas Ledoux fue uno de los primeros en plantearse esta cuestión de un arte que no es la imitación de algo, sino que va más allá creando algo totalmente original para una nueva civilización.

Muchos consideran al Art Nouveu un puente entre el arte y las ciencias; al ser uno de los primeros en dibujar una multitud de conchas, flores, medusas, con fines científicos, Ernst Haeckel puede ser considerado como otro de los precursores del Art Nouveau.

Su trabajo inspiró las grandes lámparas en forma de una medusa por Constant Roux, para el Museo Oceanográfico de Mónaco. Los historiadores del arte con frecuencia se refieren a esto como un logro, aunque en cierta forma no es más que una copia de la realidad.

Del mismo modo, la puerta monumental del arquitecto francés René Binet, en la Exposición Mundial de 1900, se inspira en la obra de Haeckel.

Los precursores británicos

Los primeros frutos de este arte son perceptibles en la dimensión onírica que se percibe en los pintores pre-románticos.

Augustus Pugin, un artista neogótico que vivió en Inglaterra alrededor de 1830-1850, posee en su obra la extraordinaria saturación decorativa del Art Nouveau, la libertad de las formas, el poder del color

Como precursores tenemos también al movimiento Arts & Crafts, los cuales definen el nuevo arte decorativo en el Reino Unido. Se oponen a la tendencia a la industrialización y a la sequedad creativa que conlleva. Abogan por un retorno al espíritu de los motivos naturales, al uso de las formas purificadas.

Según ellos la regeneración de la sociedad comenzará a través de las formas que rodean a la misma, desde las manifestaciones etéreas como la literatura y la poesía hasta las formas prácticas como la arquitectura o las obras de artesanos cerrajeros en barcelona profesionales.

En la estela se desarrolló una corriente bastante cercana llamada esteticismo y que marcará artistas como Oscar Wilde, Edward Burne-Jones de 1874 o Aubrey Beardsley en 1893.

Auge y caída

El movimiento se divide en tres períodos, el primero es un período que marca la aparición al público en general, muy corto, entre 1893 y 1895;

Luego viene la expansión, en que el movimiento se extendió rápidamente y se puede vislumbrar en todas las manifestaciones culturales, entre 1895 y 1900.

Y finalmente, un momento en que se estabiliza el movimiento, se comienza a reevaluar su verdadero papel, se inicia una crisis dentro del mismo y que termina con la Primera Guerra Mundial,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *