SÍGUENOS EN

DANZA

GIRA EUROPEA
BALLET NACIONAL
DE CUBA

GIRA EUROPEA 2013

MARIJSKI STATE BALLET
Compañía Estatal
del Teatro de la Opera Sapaev  de la República
Mari El de Rusia
ESPARTACO
EL TRIUNFO DE ROMA
Octubre 2012

PICTURA MORTA
Ópera danza contemporánea
G.R. DANCE COMPANY
Abril de 2013

EL CASCANUECES
SOFIA BALLET
TEATRO NUEVO APOLO
Del 19 al 23 de septiembre

EL LAGO DE LOS CISNES
SOFIA BALLET
TEATRO NUEVO APOLO
Del 25 al 30 de septiembre

LA BELLA DURMIENTE
SOFIA BALLET
Mayo 2012

FRANCISCO VELASCO
COMPAÑÍA DE DANZA ESPAÑOLA

TODO EL AÑO 2012

TEATRO

DONDE HAY AGRAVIOS NO HAY CELOS
de
Francisco de Rojas Zorrilla
Versión y Dirección:
Liuba Cid
TODO EL AÑO 2012

MÚSICA

ORQUESTA FILARMÓNICA
MEDITERRÁNEA

(DISTRIBUCIÓN EN EXCLUSIVA
ESPAÑA Y PORTUGAL )

Diciembre 2012 Enero 2013

MUNDO ZARZUELA
Compañía Estudio Lírico
Orquesta Filarmónica Mediterránea
TODO EL AÑO 2012


PROGRAMA  DE CONCIERTOS
ÓPERA Y ZARZUELA
Compañía Estudio Lírico
Orquesta Filarmónica Mediterránea
TODO EL AÑO 2012

Ópera

MADAME BUTTERFLY
ESTUDIO LÍRICO

Ópera en tres actos
de Giacomo Puccini
(DISTRIBUCIÓN EN EXCLUSIVA)

2012 -2013

EL BARBERO DE SEVILLA
ESTUDIO LÍRICO

de G. ROSSINI
(DISTRIBUCIÓN EN EXCLUSIVA)
2012 -2013

LA TRAVIATA
de Giuseppe Verdi
(DISTRIBUCIÓN EN EXCLUSIVA)

2012 -2013

RIGOLETTO
de G. Verdi
Estreno día 21 de mayo en el
Teatro Municipal da Guarda
en Portugal
(DISTRIBUCIÓN EN EXCLUSIVA
2012 -2013

Para envío de caché Pulse Aquí
>

 


Mundo Zarzuela

La Compañía Estudio Lírico de Madrid creada en 2003 por iniciativa de la Musicóloga y Profesora Belkys Domínguez Morales viene desarrollando con esta denominación todas sus actividades musicales:
Opera, Zarzuela, Conciertos Sinfónicos, Conciertos Extraordinarios de Valses y Polkas, etc.
Dada la gran diversidad de estas actividades y la dimensión que estas han ido adquiriendo a lo largo de estos años, con el fin de diferenciar y reagrupar por razones de comercialización estas actividades en áreas exclusivas, a partir de este momento las actividades relacionadas con el Género de la Zarzuela se desarrollarán bajo la denominación de COMPAÑÍA MUNDO ZARZUELA que asume el repertorio que Compañía Estudio Lírico de Madrid venía ofreciendo.

Agua, Azucarillos y Aguardiente

Zarzuela en un acto. Libreto de Miguel Ramos Carrión y música de Federico Chueca. Estrenada en el Teatro Apolo de Madrid el 23 de junio de 1897.

Argumento:
La obra está ambientada en el Madrid de finales del siglo XIX y refleja a la clase media empobrecida en contacto con las clases más humildes. Se desarrolla en las proximidades de la Verbena de San Lorenzo, el 9 de agosto, en el paseo de Recoletos. En la obra se citan otras calles, como la Ribera de Curtidores, el Prao, la Plaza de Colón, Lavapiés, Las Vistillas, la Puerta de Alcalá, la Cebá. En la obra aparecen personajes y situaciones del Madrid de la época: aguadores y aguadoras, cigarreras, chulapos y chulapas, manolos y manolas, castañeras, barquilleros, el olor a churros calientes y la limonada en los barreños de barro cocido, niñas jugando al corro mientras las niñeras coquetean con los soldados, etc. Es decir, el Madrid castizo del chotis, el pasodoble y el organillo.
Atanasia -Asia-, niña cursi, y su madre doña Simona, se mudaron a Madrid donde llevan una vida mísera, debiendo dinero hasta al casero. Una carta del tío les aconseja regresar al pueblo (Valdepatata), donde el primo está loco por casarse con Asia. Pero ésta sueña con Serafín, hijo de un ex ministro.
Serafín ofrece dinero a Pepa, que regenta un quiosco de aguadora, para que le eche un somnífero a la madre de Asia, pero ésta se niega. Lorenzo, compañero de Pepa la convence para que lo haga. Pepa se enfrenta a Manuela, una aguadora sin puesto, que en la actualidad está emparejada con Vicente, un torero, antiguo novio de la propia Pepa. Vicente y Lorenzo no parecen tener tanta enemistad como Pepa y Manuela, y pactan que hacer con el dinero de Serafín.
Llegan Asia y su madre para pedir dinero a Serafín para pagar la renta, la madre cae en aparente sopor y Serafín promete el cielo a Asia. De repente la madre despierta y se van como es habitual al Paseo de Recoletos. Serafín cae en un profundo y verdadero sueño, ya que realmente fue él quien finalmente ingirió el somnífero. Asia, desengañada, está dispuesta a volver a Valdepatata.
A la media noche Pepa y Lorenzo, con Manuela y Vicente, se van al baile de la Verbena de San Lorenzo, mientras que a Serafín, que sigue durmiendo, pierde su ropa y su cartera a manos de Garibaldi, un raterillo del barrio que se gana la vida tocando la lira.

El Barberillo de Lavapiés
 

Zarzuela en tres actos en verso, con libreto de Luis Mariano de Larra y música del maestro Francisco Asenjo Barbieri. Estrenada en el Teatro de la Zarzuela el 19 de diciembre de 1874.

Argumento:
La acción se sitúa en Madrid, a principios del siglo XVIII.1
Acto Primero
En los alrededores de El Pardo, se celebra la Romería de San Eugenio, la cual es muy concurrida. Allí también asiste Lamparilla, un popular barbero conocido por sus aventuras, encontrándose con Paloma, una costurera, a la que pretende. En la pradera hay una casa, a la que llega La Marquesita para reunirse de incógnito con un conspirador, Don Juan de Peralta, los cuales, bajo las ordenes de "La Princesa", tratan de hacer derrocar a Grimaldi para que pueda subir al poder el Conde de Floridablanca y así traer la justicia al país. Ella ha sido seguida por su prometido, Don Luis, el cual es sobrino de Grimaldi y al verla con Don Juan, se bate en duelo con él. Juan logra desarmarlo y entrar dentro de la casa, Don Luis parte a avisar a la Policía para desenmascarar el conspirador. Paloma logra reconocer a La Marquesita, y ésta le pide ayuda para salvar a Juan, por lo que Paloma le presenta a Lamparilla, el cual oye la suplica y decide ayudarla. Los policías vienen preparados a rodear la casa, pero se encuentran con una rondalla de estudiantes, la cual aprovecha Lamparilla para poder entrar en la casa y poner a salvo a don Juan. Los policías entran y se llevan a Lamparilla, entre el asombro de todos.
Acto Segundo
En la plazuela de Lavapies, los vecinos comentan la ausencia de Lamparilla, el cual se presenta por arte de magia y comenta a todos como ha sido su detención, interrogatorio y salida de la cárcel. Paloma se reúne con la Marquesita, dando gracias al dinero que le ha dejado para sobornar al carcelero y ésta le comenta la conspiración que hay contra Grimaldi, para hacer ver al rey la valía de Floridablanca y poder hacer un gobierno más justo. Se presenta Don Luis y habla con La Marquesita sobre el amor que se profesan, pero él está preocupado por el viaje que hará ella pronto, levantando sospechas de que pueda serle infiel con otro hombre o que esté conspirando. Paloma se encuentra con Lamparilla y hablan sobre su amor, cuando ven pasar a seis embozados que entran en la casa de La Marquesita, sospechando que puedan ser conspiradores. Al poco rato ven pasar a Don Luis y Don Pedro, los cuales vienen a preparar una emboscada contra "La Princesa". Lamparilla y Paloma, han podido escuchar todo desde la tienda de él, y deciden hacer un plan de emergencia, llama a los vecinos con sus coplas y comenta a ellos su plan. Paloma avisa a la Marquesita, la cual logra escapar con los conspiradores. Al llegar la guardia, los vecinos atacan con piedras y palos contra ellos.
Acto Tercero
En la buhardilla de Paloma se reúne el taller de costureras, las cuales cantan alegremente unas coplas mientras realizan sus labores. En ella, Paloma oculta a La Marquesita, la cual se disfraza de maja y que junto con Lamparilla, preparan un plan para huir de Madrid. Don Luis aparece también disfrazado de majo y dispuesto a ayudar en el plan. Llegan los guardias y los apresan a todos en la buhardilla, pero cuando se proceden a llevarlos llega la noticia de que Grimaldi ha sido cesado y Floridablanca es el nuevo secretario de Estado. Al final todos son libres, acabando la obra con la gran alegría de todos los personajes.
El barbero de Sevilla
 
Zarzuela Cómica en un acto música de Gerónimo Giménez y Manuel Nieto y libreto de Guillermo Perrín y Miguel de Palacios. Estrenada en 1901 en el Teatro de la Zarzuela de Madrid.

El argumento
Esta zarzuela es una pieza cómica, al estilo de las comedias de enredo, que tiene como telón de fondo una de las ópera más conocidas del repertorio, El barbero de Sevilla, de Rossini. Los protagonistas son tres cantantes que van a acabar interpretando los roles de la ópera Rosiniana, el de Basilio (Bataglia, el profesor de canto), el de Rosina (Elena, la joven aspirante a cantante de ópera pese a la oposición de su padre) y el de Fígaro (Martín, el novio de Elena). Por una serie de circunstancias todos los personajes vivirán situaciones de encuentros y desencuentros propias de las comedia de enredo.

Cuadro I
Madrid. Elena recibe su clase de canto en presencia de su madre. Tanto Doña Casimira como el profesor alaban las cualidades vocales de la joven, augurándole un futuro prometedor en el mundo de la lírica, si se vence el único obstáculo, la oposición de su padre, D. Nicolás. Llega éste y corrobora su negativa: su hija no entrará en ese mundo de artistas, donde la reputación de una señorita está siempre en entredicho.
Don Nicolás, ya a solas, recibe a su amigo Benito, que le comunica que la Roldán, una cantante de ópera que no es si no la amante de D. Nicolás, se va a Burgos a cantar y que exige que vaya con ella si no quiere romper sus relaciones. D. Nicolás vence los escasos remordimientos que le provocan la infidelidad que comete; antes bien, tiene otra preocupación, de dónde sacar el dinero para emprender ese viaje. En ese momento llega a la casa Martín, el novio de Elena, a despedirse, pues su trabajo como perito le obliga a viajar a Andalucía. D. Nicolás ve en el ingenuo futuro yerno la solución a su problema económico y le pide el dinero “para unos negocios que tiene que emprender en Asturias”. Martín, incapaz de negar nada al futuro suegro, le presta el dinero. D. Nicolás se despide de su mujer e hija con el pretexto de su viaje de negocios.
Martín, ya a solas con Elena, le confiesa su verdad: él no es perito, es cantante de ópera y sus continuos viajes se deben a sus actuaciones por provincias; lo guarda en secreto por miedo a que D. Nicolás le niegue su mano, por su aversión hacia todo lo que esté relacionado con el mundo de la escena. Ambos sueñan con cantar un día juntos.
En ese momento llega Bataglia, el profesor, comunicando que se ha presentado la ocasión para el debut de Elena, nada menos que con el papel de Rosina de el Barbero de Sevilla, en Burgos, con la misma compañía en la que va a cantar él mismo y también Martín. Ante la ausencia de su padre, la madre y la hija deciden lanzarse a la aventura y parten todos hacia la ciudad castellana.

Cuadro II
La acción transcurre en el Hall del hotelito de Burgos donde se hospedan todos los personajes, sin saber unos de otros. La Roldan habla con desprecio de una nueva cantante que va a hacer de Rosina, temerosa de que haga sombra a su interpretación, en el mismo teatro y la misma noche, de Caballería Rusticana. D. Nicolás le promete organizar una pitada a la nueva cantante, sin sospechar que es su propia hija.
Benito se encuentra con Martín, y ambos se preguntan por qué no están ni en Andalucía ni en Asturias como se suponía. Martín le confiesa que es cantante, que lo oculta para no provocar la oposición de D. Nicolás a su noviazgo con Elena, y que sabe la relación de este con La Roldán, pues los ha visto juntos. Le pide a Benito que le transmita que él cerrará la boca si D. Nicolás no se opone a la boda.

Elena hace sus últimas vocalizaciones antes de partir hacia el teatro. Martín, en un aparte, le comunica a Bataglia que D. Nicolás estará en el teatro con su amante esa misma noche. Bataglia teme que si descubre que la debutante es la hija, le impida cantar.
Benito, mientras, comunica a D. Nicolás el recado de su futuro yerno, y D. Nicolás no tiene otra salida que acceder al chantaje.

Cuadro III
La acción transcurre en los tres camerinos del teatro, todos a la vista del público; a al derecha el de Elena acompañada de su madre, en el centro el que comparten Martín y Bataglia, y a la izquierda el de La Roldán y Don Nicolás. Esto da lugar a una serie de encuentros y desencuentros, propios de las comedias de enredos, como la escena en la que marido y mujer se juntan en el mismo camerino, y D. Nicolás ha de disfrazarse con el traje de escena de Bataglia para evitar ser reconocido. Finalmente se descubre todo; Doña Casimira está dispuesta a pasar por alto la infidelidad del marido, pero éste debe acceder a que su hija debute en El Barbero de Sevilla.

La Corte del Faraón

 
La Corte de Faraón zarzuela denominada "opereta bíblica" en un acto y cinco cuadros. Estrenada en Madrid en el Teatro Eslava el 21 de enero de 1910, con libreto de Guillermo Perrín y Miguel de Palacios y música de Vicente Lleó.
Comentario
Es una especie de zarzuela, en donde se mezclan elementos de opereta, zarzuela, revista, e incluso cuplé. Está encuadrada dentro del género denominado "sicalíptico", el cual es famoso por sus diálogos llenos de insinuaciones y connotaciones sexuales, canciones de aroma picante y enredos de corte vodevilesco, que estuvo de moda durante el primer tercio del siglo XX.[1]Esta obra es de carácter humorístico, está ambientada en Egipto y sus referencias musicales la convierten en algunos momentos en una parodia de Aída de Verdi.
Argumento
La acción se sitúa en Egipto, durante la época de los faraones.
Acto único
Cuadro I Ritorna vincitor
En la Plaza de Menfis, en el Egipto Faraónico, el Faraón y su esposa, esperan la llegada del victorioso General Putifar para hacerle entrega de la bella Lota, su prometida, para casarse. El pueblo aclama su llegada, el General queda impresionado de la belleza de su esposa, pero se lamenta de la herida de guerra producida por una flecha, que le imposibilita cumplir sus deberes de esposo. Tras la Ceremonia, aparecen tres ismaelitas que llevan un esclavo, José, el cual siendo envidiado por sus hermanos por sus dones deciden venderlo al General, el cual se lo ofrece a Lota como regalo de bodas. Ella al verlo reconoce al esclavo que vio por casualidad "en el traje de Adán", quedando prendada al instante de él.
Cuadro II La Capa de José
En la cámara de Lota, en el Palacio de Putifar, reposa la esposa y se divierte con las canciones de sus esclavas. Entran tres viudas, las cuales, como manda la tradición, dan consejos a la novia en la noche de bodas. Llega Putifar y Lota trata de seducirlo, pero este se resiste hasta que suenan los clarines, llamándole a la guerra y partiendo rápidamente. Lota queda acalorada y en compañía de José, al cual trata de seducir, este se resiste y Lota en un forcejeo le arranca la capa. Llama a los guardias y lo prenden bajo la acusación de violación, por lo que será llevado ante el Faraón para que sea ejecutado
Cuadro III De Capa Caída
En el Palacio del faraón, en una de las salas, el Faraón, la Reina y su Copero celebran una pequeña fiesta, donde emborrachan al soberano y le ofrecen los cantos de las bellas babilónicas, donde una de ellas, Sul, entona sus famosos "cuples babilónicos". Llega entonces Lota pidiendo justicia, el Faraón delega en la Reina y se marcha. Esta le expone el caso y hace entrar a José, queda la Reina prendada también de él. Se produce una discusión entre ambas y José decide huir saltando por la ventana.

Cuadro IV Los sueños de Faraón
En el Jardín del Palacio, reposan en un banco el Faraón con su Copero, José al caer de la ventana, cae exactamente encima de ellos, despertando al Faraón. Este le comenta su sueño y José se lo revela, mediante una explicación futurista y delirante, presentándose ante ellos un cuadro flamenco. El Faraón impresionado le premia nombrándole virrey de Egipto.
Cuadro V !El Buey Apis!
En el templo del Buey Apis, se dispone la ceremonia para coronar a José. Todos se postran ante el Buey Apis y alaban a José como nuevo virrey.

La Dolorosa

Zarzuela en dos actos, compuesta por el compositor valenciano (Sueca) José Serrano. Estrenada en Valencia, en el Teatro Apolo, el 23 de mayo de 1930, con texto de Juan José Lorente. Esta obra refleja cuadros típicos y costumbres aragonesas.
Argumento
Acto primero
EL primer acto nos presenta a Rafael, fraile recién llegado al convento, buscando ambientación para su obra; una Dolorosa que está pintando y que le recuerda tal cantidad de vivencias que hasta el Prior y fray Lucas se dan cuenta y dudan de la serenidad espiritual del recién llegado. El huerto del convento es un lugar apropiado para la inspiración. Perico, su ayudante, quiere aprender a pintar y ruega a Rafael que le explique el cuadro, a lo que accede cantando una romanza dolorida.
Acto seguido y estando Perico solo intentando emular a su maestro, llega Nicasia y, en lenguaje muy llano, le declara su amor. Perico no quiere perder la chica, ni caer en sus redes, pero acaba cediendo a sus pretensiones amorosas. Contentos por su felicidad, el baile es interrumpido por Bienvenido, padre de la chica, que prohíbe las relaciones de su hija. José, padre de Perico, pretende poner paz entre todos y acaban aceptando la voluntad de los jóvenes.
Por la tarde, José llega al convento pidiendo socorro para una mujer que han encontrado desvanecida y llevando en brazos a un hijo muy pequeño. Perico, al verla reconoce en ellas las facciones de la Dolorosa que pinta Rafael, y éste que llega con medicamentos, descubre a la mujer que otro la había amado.
Acto segundo
El acto segundo sigue abundando en la dualidad de parejas. Nicasia y Perico están preparando la boda con algazara; y Rafael y Dolores tienen ocasión de encontrarse a solas y darse explicaciones. Ella, que había dejado a Rafael por otro hombre, se ha visto abandonada y anda a la desventura con el fruto de sus amores. Rafael, por su parte, duda entre sus sentimientos hacia Dolores y su obligación monacal.
Nos encontramos ahora en el interior del convento. Es la hora de maitines y el prior pensando en la dudosa situación de Rafael y éste oyendo la rondalla que está cantando en el exterior, al no presentarse en la capilla, el Prior lo va a buscar, Rafael pide que le confiese y cuenta su situación: no quiere dejar que Dolores quede sin ayuda.
El cuadro final es la alegre boda de Nicasia y Perico. Rafael, que ha obtenido licencia del prior para abandonar el convento y colgar los hábitos, se encuentra con Dolores y reconciliados cantan su alegría.

La del Manojo de Rosas

Zarzuela, calificada como sainete lírico en dos actos, dividido en seis cuadros, con letra de Anselmo C. Carreño y Francisco Ramos de Castro, y música del maestro Pablo Sorozábal, estrenada con gran éxito en el Teatro Fuencarral el 13 de noviembre de 1934.
Argumento
La acción se sitúa en Madrid, en la época del estreno (1934).
Acto primero
Cuadro primero
La acción comienza en la plaza "Delquevenga", un lugar enclavado en el centro de un aristocrático barrio madrileño "con perspectivas de rascacielos"; en ella hay un bar, un taller mecánico y una floristería llamada "El manojo de rosas". En ella trabaja Ascensión, una muchacha, una señorita venida a menos, pero que se siente orgullosa de su trabajo y de su posición como obrera. La cortejan Joaquín, un simpático mecánico del taller, y Ricardo, un apuesto señorito metido a piloto. Ascensión se decanta firmemente por Joaquín, puesto que ella tiene claro que, a pesar de ser una señorita, es una obrera y que se casará con un hombre de su clase, que "no le tenga que reprochar ni su dinero ni su educación", cosa que entristece a Don Daniel, el padre de Ascensión, que quiere para su hija recuperar la posición social y que viva como a su dignidad le corresponde, ya que él es más partidario de su boda con Ricardo.
En la misma plaza trabaja Capó, un despistado mecánico compañero de Joaquín, que corteja a Clarita, una manicura cuyas aspiraciones culturales chocan con el carácter sencillo de Capó. A esto hay que añadir que tiene como rival al Espasa, un camarero que presume de ser la persona más culta, utilizando un lenguaje lleno de palabras rocambolescas y disparatadas.
Aparece por la plaza Don Pedro Botero, un comerciante de chatarra que espera enriquecerse con la futura guerra que vendrá y cuyos planes comenta siempre con sus vecinos y amigos, llegándole a poner ese mote de "Botero". Tras quedar la plaza sola, Ricardo viene a buscar a Ascensión para hablar con ella, saliéndole al paso Joaquín, produciéndose un intento de pelea que se ha cortado cuando Ascensión aparece preparada para llevar un encargo de flores, llevándose a Joaquín y quedando la tensión en el aire.
Cuadro segundo
En el recibidor de un elegante piso, ha ido Ascensión para llevar un ramo de rosas a Doña Mariana, mujer de carácter noble y cuya debilidad son las flores; allí se encuentra con su marido, Don Pedro Botero, con el que comenta sobre el lance amoroso que tiene la joven. Doña Mariana trata de sonsacarle en confianza quién es el joven del que está enamorada, cuando aparece Joaquín, vestido de señorito. Esto hace que Ascensión se lleve una amarga sorpresa, al descubrir que el mecánico que ella quería no era más que un señorito disfrazado. Se marcha de la casa con la impresión de haber sido engañada.

 

Cuadro tercero
En la plaza "Delquevenga", el Espasa trata de sonsacarle a Ascensión su tristeza y de animarla un poco. En esto aparecen Clarita y Capó discutiendo sobre las diferencias de carácter de ambos, y las intenciones que tiene el Espasa sobre Clarita, que le tienen siempre preocupado. Joaquín sale del taller y se encuentra con Ascensión, que le reprocha en su cara el haberla engañado al hacerse pasar por obrero y ocultarle su condición social. Ricardo, alentado por el Espasa, le anima a hablar con Ascensión, aceptándolo como pretendiente y aprovecha para ridiculizar a Joaquín y descubrirlo ante las gentes del barrio.
Acto segundo
Cuadro primero
Han pasado varios meses, y en la plaza han cambiado algunas cosas. Ahora Clarita trabaja de encargada de la tienda de flores, Capó sigue detrás de ella y Espasa ha cambiado de empleo, ya que ahora es cobrador de autobuses. Aparece por la plaza Ascensión acompañada de Don Daniel; en ambos se advierte el cambio social que han experimentado a consecuencia de haber ganado Don Daniel el pleito que tenía. Por otro lado, aparece Ricardo y se demuesta que las relaciones entre ambos están cada vez más frías y secas. Joaquín vuelve al taller buscando trabajo. Al toparse con Ascensión se produce una desagradable escena en la que él le hecha en cara el cambio de situación social que se ha producido, quedando ella completamente desconcertada.
Cuadro segundo
En un patio de vecindad, en los barrios bajos, es donde viven ahora Doña Mariana y su familia. Ascensión viene a llevarle un ramo de rosas y a poder hablar con ella sobre Joaquín. Se encuentran Joaquín y Ascensión en el rellano, y agredece éste el detalle de llevarle las rosas, que les lleva a recordar los buenos momentos que pasaron ambos desde el día en que se conocieron.
Cuadro tercero
El sitio es el mismo que el del cuadro primero. Delante de la tienda de flores, Clarita regaña incesantemente a Capó, que ha abandonado su puesto en el taller debido a cierta discusión política con su jefe. Aparece Ascensión preguntando por Joaquín, que lleva varios días ausente del trabajo. En un aparte le comenta a Clarita que la situación entre Ricardo y ella es insostenible, por lo que quiere recurrir a Clarita para que le comunique su decisión a Ricardo. Por otra parte Ricardo trata de hacer lo mismo usando a Espasa como mensajero, para comunicar su decisión a Ascensión.
Al final, tras una disputa entre Ricardo y Ascension, ponen las cosas en claro, dándose cuenta de que su relación no funciona, quedando ambos como buenos amigos. Aparece Joaquín por la plaza y al encontrarse con Ascensión declara su amor por ella. Al final hacen las paces y vuelven a unirse, celebrando todos los vecinos de la plaza la felicidad de la pareja.
La Revoltosa
 
Sainete lírico de un acto. Con libreto de José López Silva y Carlos Fernández Shaw y música compuesta por el maestro Ruperto Chapí. Estrenada el 25 de noviembre de 1897 en el teatro Apolo de Madrid.
Considerada junto con La verbena de la Paloma, como uno de las obras cumbres del género chico, es una de las piezas fundamentales en donde se aprecia la mestria del libreto y de la música.
El libreto es un fiel reflejo de los ambientes vecinales de finales del siglo XIX, haciendo un fiel retrato de tipos y situaciones, debido a dos grandes expertos libretistas, José Lopez Silva y Carlos Ferández Shaw, que trasladan a la escena todo el sentir y la realidad del Madrid de esos años.

Argumento

La obra se desarrolla en un patio de vecinos de Madrid en la época del estreno.

Felipe, uno de los vecinos del patio, presume de ser el único que resiste los encantos de Mari Pepa, sin embargo está totalmente enamorado de ella. Igualmente Mari Pepa siente celos cuando ve a Felipe con dos chulapas, y aunque ambos están enamorados mutuamente simulan un desprecio que no sienten.
Un día, todos los vecinos se van a la verbena, quedándose solos Mari Pepa y Felipe que vuelven a tirarse pullas hasta que finalmente reconocen su amor. Sin embargo, su pasión no les dura demasiado, ya que poco después Felipe le reprocha a Maria Pepa mirar a otros hombres y esto les lleva a una discusión, algo que se vuelve frecuente en su relación a partir de ese momento. Aún así, mantienen todo el asunto en secreto.
Las vecinas, hartas del comportamiento de sus maridos hacia Mari Pepa, deciden escarmentarlos. Para ello les hacen creer que Mari Pepa los ha citado. Cada uno les suelta una excusa para poder dejar la fiesta y quedarse solo para encontrarse con Mari Pepa, y las mujeres, actúando como si no supieran nada, les dan su permiso para marcharse, siguiéndoles después para descubrirles en el último momento. Finalmente, después de descubrirse el engaño, Felipe confiesa su amor ante toda la vecindad y Mari Pepa se arroja definitivamente a sus brazos.

 

La del Soto del Parral  

Zarzuela en dos actos, divididos en tres cuadros, con libreto de Anselmo C. Carreño y Luis Fernández de Sevilla y música de Reveriano Soutullo y Juan Vert, se estrenó en el Teatro de La Latina de Madrid el 26 de marzo de 1927. Y el 15 de diciembre del mismo año se representa también en el Teatro Apolo.

Argumento

La acción transcurre en Segovia, a mediados del siglo XIX.1

Acto primero
Cuadro primero
En un altozano se alza una finca rustica, conocida como "El soto del parral", en la que viven Germán, un labrador, y su esposa Aurora, ayudados por Damián, un torpe mozo con problemas de sueño, y Catalina, una pizpireta criada, empecinada en casarse con Damián.
Los mozos retornan de la faena y disfrutan con las canciones y el baile del tonto, entre ellos llega el Tío Sabino, famoso curandero de la región, a hablaar con Damián sobre sus problemas. Al momento entra el Tío Prudencio, famoso coplero, preparando un romance basado en un extraño rumor que se corre por el pueblo, sobre la futura boda de Miguel, hijo del antiguo propietario del Soto.
Germán, al oír la alegría de los mozos, no la puede compartir debido a que guarda en su corazón una pena, e intenta aparentar despreocupación y alegría ante Aurora, la cual no entiende el porqué de su actitud y se lo reprocha constantemente, tratando de sonsacarle la verdad. Llega Miguel a la casa, a felicitar a los dueños y a comentarles su futura boda con Angelita.
En un aparte Germán trata de advertir a Miguel sobre la decisión que ha tomado de casarse con ella, y de lo mal que le podría pesar; a las que Miguel no hace caso, pero marcha preocupado por el secreto de Germán. Por otra parte, Catalina persigue a Damián intentando que este se le declare pronto para así celebrar la boda.
Aurora comenta con el Tío Sabino sobre el extraño comportamiento de Germán, cuando llega el Tío Prudencio, y comenta sobre el romance que tiene preparado, basándose en los rumores y sobre todo, en el de haber visto a Germán entrado en la casa de Angelita a altas horas de la noche. Aurora se enfurece ante estas acusaciones, cuando llega Miguel buscando a Germán para ajustarle las cuentas con respecto a Angelita.
Germán llega, y es retado por Miguel a desmentir el rumor sobre Angelita, a lo que Aurora también lo repudia, conminándole a marchar de la casa. Cabizbajo, marcha ante el llanto de Aurora y la consternación de todo.

Acto segundo
Cuadro segundo
En un zaguán del Soto, Damián y Catalina preparan las cosas para celebrar su tercera amonestación, comentando los regalos que le han hecho llegar los amigos y amigas; agradeciendo también al Tío Sabino su ayuda, al curar el mal de sueño que tenía Damián.
Aurora, apesadumbrada, interroga al Tío Sabino sobre el paradero de Germán, e intentando indagar sobre el secreto que comparten ambos (el Tío Sabino y Germán), sobre la Angelita, sospechando que en realidad su matrimonio fue una farsa para poder heredar el "Soto del parral" y que su amor siempre ha sido por Angelita; Llega Miguel, preguntando también por el paradero de Germán, y comentando sobre sus dudas acerca de la Angelita y su amistad con Germán.
A la casa llega el Tío Prudencio, buscando material para su romance e interroga a Damián y Catalina, los cuales lo despiden con malos modos, ya que lo ven como el causante de todas las amarguras de sus amos. Germán, entra en la casa y habla con Aurora, revelándole la verdad: En realidad el entro en la casa de Angelita, para hacerle quitar de la cabeza la idea de casarse con Miguel, el hijo del antiguo dueño del Soto del parral, puesto que ella había sido amante del antiguo señor y sería una deshonra hacer tal matrimonio, sin que Miguel supiera nada de su pasado.
Entra sigilosamente el Tío Prudencio, trayendo un mensaje para Germán, y es que la Angelita lo cita esa noche en una cabaña a las afueras del pueblo. Al principio se resiste, pero decide aceptar dicha cita. Llega Miguel, y al ver a Germán, se enfurece y lo recrimina por su conducta delante de todos. Damian y Catalina deciden sacar dulces y vino, para celebrar su amonestación y quitar hierro al asunto, pero no calman los ánimos, Germán y Miguel cruzan palabras y marchan fuera de la casa a resolver su disputa, ante la consternación de todos.
Cuadro tercero
En las afueras del pueblo, cercano al Soto, se preparan para celebrar las bodas de Damián y Catalina. El Tío Sabino, comenta con el Tío Prudencio, sobre los últimos acontecimientos y le sonsaca sobre la extraña cita que tuvo Germán con la Angelita, esa noche, en la cabaña a las afueras del pueblo.
Todos llegan alegres, y felicitando a la pareja, pero Aurora es la única preocupada ante la ausencia de Germán tras la discusión, entre los invitados aparece el Tío Prudencio, el cual hace saber a Aurora la cita de Germán con la Angelita.
En medio del baile aparece Germán acompañado de Miguel, el cual viene convencido de la verdad, al haber oído escondido, durante el encuentro de Germán con Angelita, toda la verdad.
La obra concluye con la alegría de Damián y Catalina, y la tranquilidad futura de Germán y Aurora.

La tabernera del puerto
 

Zarzuela en 3 actos, libreto de Federico Romero Sarachaga y Guillermo Fernández-Shaw Iturralde, música de Pablo Sorozábal. Estrenada el 6 de abril de 1936 en el Teatro Tivoli de Barcelona.
Argumento
La acción se desarrolla, en la fecha contemporánea al estreno, en el puerto de la ciudad imaginaria de Cantabreda, en el norte de España.
En el puerto se encuentra la taberna de Marola. Nadie sabe el origen de Marola, solamente se conoce que la taberna fue costeada por el bandido Juan de Eguía, al que todos creen su marido.
El marinero Simpson habla de Leandro (un pescador enamorado de Marola). Marola y Leandro se enamoran. Abel, un adolescene intérprete del acordeón, también se enamora de Marola pero no es correspondido.
Un grupo de mujeres del pueblo reprochan a Marola que vuelve locos a todos los hombres, pero ella se defiende recriminándoles que no prestan atención a sus esposos. Juan de Eguía golpea a Marola ante la impotencia de Abel.
Al día siguiente Abel cuenta lo sucedido, lo que hace que todos los presentes busquen a Juan para pedirle explicaciones. Leandro conversa con Juan el cual confiesa que Marola es hija suya, ante lo cual Leandro convence a su amada para que huya con el.
Juan de Eguía aparece de nuevo y le promete a Leandro la mano de Marola a cambio de que introduzca un fardo de cocaína en la ciudad. Leandro acepta y acompañado de su amada se dirigen en una pequeña embarcación hacia una cueva que solo tiene acceso por mar, para cargar el fardo de cocaina, pero son sorprendidos por una tormenta y desaparecen.
Abel canta a la desaparecida Marola, mientras Juan entristecido les cuenta a todos los presentes que ella es en realidad su hija. Poco después el marinero Simpson trae la buena noticia de que Leandro y Marola están vivos y se dirigen al puerto detenidos por los carabineros. Juan confiesa ser el verdadero culpable de todo lo sucedido y es detenido, mientras que Leandro y Marola quedan en libertad.

La verbena de la Paloma
 
Zarzuela en un acto, denominada sainete lírico, con libreto de Ricardo de la Vega y música compuesta por Tomás Bretón. Se estrenó el 17 de febrero de 1894 en el Teatro Apolo de Madrid. Lleva el subtítulo de El boticario y las chulapas y celos mal reprimidos.
Su título hace referencia a las fiestas madrileñas de agosto, concretamente el día 15, cuando se celebra la procesión de la Virgen de la Paloma.
Se estructura en un solo acto, dividido en tres cuadros, siendo una zarzuela prototipo del género chico, de corta duración. Cada cuadro tiene decorado y escenificación diferentes, siendo el primero de duración más breve y el segundo más extenso, para llegar a un tercero extenso también, con la particularidad que mientras que en los dos primeros hay una gran abundancia de números musicales, en el último cuadro es el que apenas tiene, por decir que no tiene absolutamente ninguno salvo el final de la obra. En la obra aparecen personajes tan entrañables y recordados como las chulapas, el sereno, los guardias, el boticario, el tabernero, etc., además de otros tan castizos como Don Hilarión y su amigo Don Sebastián, la tía Antonia... Todos estos personajes son muy característicos del viejo Madrid del siglo XIX.
Argumento
La acción transcurre en Madrid, en la época del estreno (1894)
Acto Único
Cuadro Primero
La acción se sitúa en los barrios populares madrileños, durante la festividad de la Virgen de La Paloma. En una calle donde hay una botica y una taberna, Don Hilarión (el boticario), y Don Sebastián comentan los calores de la noche, mientras los vecinos cantan alegremente sobre la verbena. Julián en cambio no comparte este espíritu y comenta ante la "señá" (señora) Rita, que es debido a que sospecha que Susana le ha dicho que no va a ir a la verbena, con el pretexto de poder salir a solas con algún amante, lo que le da pie a tramar una venganza contra ella. Don Hilarión comenta alegremente la noche que va a pasar con dos chulapas que ha conocido, y que espera poder lograr de ellas buenos favores. La "señá" Rita trata de consolar a Julián animándolo a ir con ella a la verbena y a olvidarse de su venganza.
Cuadro Segundo
En frente de un café, los vecinos escuchan y palmean a la cantadora. Entre los vecinos están La Tía Antonia, con sus sobrinas Casta, y Susana, la novia de Julian. Susana se siente amargada por los celos de su novio, al cual quiere dar un escarmiento, aceptando las proposiciones que le hace un viejo, que no es otro que don Hilarion, el cual llega y trata de obsequiar a las muchachas con un refrigerio que encarga del café. Aparecen por la calle Julian y la Seña Rita, el cual al oír las risas de su novia y del admirador, siente ansias de venganza. Al salir por la puerta de la casa, los reconoce y se produce una pelea, en la que intervienen los guardias y el tabernero, poniendo paz y marchándose Susana con don Hilarion y Julian jurando venganza.
Cuadro Tercero
En una calle convertida en salón de baile los vecinos bailan y disfrutan de la noche. Están don Sebastián y su familia disfrutando cuando ven aparecer apresurado a Don Hilarión, el cual se refugia en su casa. Julián lo ha perseguido y trata de buscarlo en el baile. Detrás de él vienen la Seña Rita, la Tía Antonia, Casta, Susana y los Guardias, con los cuales mantienen una discusión. Don Sebastián intercede por Julián ante los guardias y se reconcilia con Susana, pero al entrar dentro del comercio Julián reconoce a don Hilarión, tratando de ir tras él y este desaparece entre el tumulto de gente, finalizando la obra con la alegría general.

Los Claveles
 

Zarzuela, denominada sainete, en un acto dividido en tres cuadros, con libreto de Luis Fernandez de Sevilla y Anselmo C. Carreño, con música del maestro José Serrano. Se estrenó con gran éxito en el Teatro Fontalba de Madrid, el 6 de abril de 1929.

Argumento
Acto Único
La acción transcurre en Madrid en la fecha del estreno (1929)1
Cuadro Primero
En una fabrica de perfumes llamada "Los Claveles", las trabajadoras cantan alegremente unas coplas, hasta que llaman a la hora del almuerzo. Rosa, una obrera la cual es conocida por su carácter seductor y por jugar con los hombres, se siente despechada ante la poca falta de atención del cajero de la fábrica, don Fernando.
Por otra parte, Jacinta está enamorada de Goro, un despistado aprendiz de contable, que siempre anda confundiendo las sumas de dinero, su madre Seña Remedios anda siempre espabilándolo para que se case con Jacinta. Pero su marido, el señor Evaristo es chantajeado por Don Bienvenido, el tío de Jacinta, un hombre bastante fresco, debido a que Don Evaristo mantuvo amores con una hermana suya, siendo Jacinta su hija. Don Bienvenido trata de seducir a la seña Remedios para que deje a su marido.
A la hora de entrada aprovecha Rosa para poner en ridículo a Fernando, apareciendo una señorita que lo busca y marchándose con él, quedando Rosa llena de rabia y verguenza ante las risas de sus compañeros.
Cuadro Segundo
En una calle, Rosa espera impacientemente a la llegada de Fernando para poder reírse de él. Por otra parte la seña Remedios está preocupada por Goro, el cual cada vez está más triste y no quiere ver a Jacinta, la cual también está triste y fatal. Ella trata de sonsacarle a Bienvenido toda la verdad, el cual ofrece una solución conveniente a los amores de los chicos si ella abandona a Evaristo y se va con él.
Aparece D. Fernando acompañado de la señorita, dejándo a Rosa plantada con un palmo de narices. Al final la seña Remedios confronta a Goro y a Jacinta, diciéndole ella que si Jacinta no puede ser su hermana, puesto que él en realidad no es hijo de Evaristo, sino de otra persona, haciéndo que la apreja pueda reconciliarse alegremente

Cuadro Tercero
En una paseo cercano a la iglesia de San Antonio de la Florida, la seña Remedios viene con Goro y Jacinta, para preparar la merienda. Fernando se encuentra con doña Remedios y su Familia, todos comentan la felicidad de la pareja y sobre sus desdenes hacia Rosa, la cual anda rabiando.
Llega Rosa y hablan sobre su relación, Fernando comenta que en realidad está casado, marchándose Rosa indignada. Al final aparece el señor Bienvenido con don Evaristo, el cual viene a separar a la pareja, pero Seña Remedios desvela toda la verdad y espantan a Bienvenido, celebrando la felicidad de la pareja. Por otro lado, Fernando se reencuentra con Rosa, y le comenta su afecto a ella, demostrándole que en realidad todo era mentira y que lo ha hecho para castigarla, que no está casado y que ambos, con el tiempo, lleguen a formar una buena pareja.

Los Gavilanes
 
Zarzuela en tres actos, divididos en cinco cuadros, en prosa. Texto de José Ramos Martín. Música de Jacinto Guerrero. Estreno: 7 de diciembre de 1923, en el Teatro de la Zarzuela, de Madrid. Acción en una aldea de Provenza, en 1845.
Argumento.
Acto I.
Tras una larga estancia en el Perú, Juan vuelve a su aldea natal, acaudalado y rico. Al aparecer en la playa encuentra a unos pescadores que al reconocerle le abrazan y festejan, pues le creían muerto. Los lugareños rivalizan entre sí para demostrar que, antaño, fueron íntimos del indiano. Clariván, el alcalde, se ofrece para administrar el dinero del recién llegado. Emma y Nita lucen, ostentosamente, las joyas que han recibido de su tío y Camilo y Renata recomiendan a sus hijas que abandonen a sus novios pescadores, ahora que son ricas.
Mientras familiares, amigos y paisanos beben a la salud del emigrado, Juan cuenta la verdadera razón de su partida: el amor de una mujer: Adriana. En su voluntario destierro supo que Adriana había sido casada con un hombre y hoy se entera de que la mujer es viuda y pobre. Juan, ya solo, escucha una canción y cree reconocer la voz que la entona. Efectivamente es Adriana. Tras una vacilación inicial, ambos se reconocen y charlan animadamente.
Acto II.
El pueblo entero, en la plaza, celebra la llegada de Juan. Adriana se entera de que Juan se marchó por ella. Pero ha de contener su emoción ante la aparición de Gustavo y Rosaura que se declaran mutuamente. Adriana lo aprueba. Juan trata de granjearse la ayuda de doña Leontina, madre de Adriana, a favor de sus intenciones matrimoniales. No obstante, las descaradas indiscreciones de Clariván y Triquet obligan al indiano a confesar que es con Rosaura, la hija de Adriana con quien desea casarse. El escándalo es mayúsculo y quienes se habían mostrado amigos íntimos del indiano, se declaran ahora enemigos y le desprecian, porque creen que ha venido a abusar de su riqueza; la pobre Adriana termina desmayada ante lo inesperado de los acontecimiento.
Acto III.
Juan, a quién el pueblo llama "El Gavilán", ha pagado las deudas de Adriana y su familia para obligar a Rosaura a casarse con él. La víspera de la boda -a la que nadie piensa asistir- Adriana y Rosaura mantienen una dramática conversación en la que la madre trata de impedir el casamiento. Pero es tarde: Rosaura está dispuesta al sacrificio por el bien de su familia. Gustavo entra en escena y propone a Rosaura la huida inmediata. Cuando la joven, por fin, acepta, aparece Juan, que dice a Gustavo que puede llevarse a la moza, pero no a escondidas, sino a la vista de todos. Mañana habrá boda, pero los novios serán Gustavo y Rosaura.
Luisa Fernanda
 
Zarzuela, en tres actos, con música de Federico Moreno Torroba y libreto de Federico Romero Sarachaga y de Guillermo Fernández-Shaw Iturralde.1 Fue estrenada en el Teatro Calderón de Madrid el 26 de marzo de 1932.
Argumento
Primer acto
La Posada del Peine, en Madrid, establecimiento como el que podría haber sido el de Mariana.
En la plazuela de San Javier, la vida gira alrededor de la posada regentada por Mariana. Luisa Fernanda, una bella joven inquilina de la posada, está enamorada desde antiguo de Javier, militar que se considera su novio, pero que cada vez viene menos a visitarla, en particular desde su ascenso a coronel. En un momento en que Luisa Fernanda ha ido a la iglesia, aparece Javier por allí, logrando únicamente una reprimenda de Mariana por su informalidad. Por si lo anterior fuera poco, Aníbal, otro inquilino de la posada, le aplica un entusiasta pero atolondrado discurso liberal, ideología de la que es ferviente seguidor. Esta última conversación acaba cuando Aníbal se percibe de que la Duquesa Carolina, que vive enfrente de la posada y tiene una declarada ideología monárquica, está en la ventana y podría oírles.
Mariana preferiría que Luisa Fernanda, en vez de seguir bebiendo los vientos por Javier, atendiera los requerimientos de Vidal Hernando, un rico hacendado extremeño que la pretende, a pesar de ser bastante mayor que ella. Luisa Fernanda no cede y manifiesta a Vidal que está enamorada de otro hombre.
Vidal no pierde la esperanza, y, por ello, al enterarse por Aníbal de que Javier podría abrazar la causa liberal, se declara monárquico, menos por convicción personal que por llevar la contra a su antagonista.
Javier vuelve de nuevo en busca de Luisa Fernanda, pero se encuentra con Carolina que, mediante sus artes y encantos le despista de Luisa y de paso le atrae hacia la causa monárquica. Nogales, Aníbal y Vidal se asombran de ello al enterarse, y este último torna al punto sus ideas, declarándose liberal. Luisa Fernanda cuando se entera cae desmayada, no por política, por cierto.
Segundo acto
El paseo de la Florida y la ermita de San Antonio hacia 1890, escenario en el que se desarrolla este segundo acto.
En el paseo de la Florida, cerca de la ermita de San Antonio y del puesto de bebidas de Bizco Porras, Mariana y Rosita tienen montada una mesa petitoria durante la verbena de San Antonio. El ambiente del lugar es festivo, y numerosas jovencitas acuden a la ermita con la idea de encontrar novio.

Por allí aparecen Javier y Carolina, en clara sintonía política y romántica. Mariana, chafardera, no pierde tiempo para poner a Luisa Fernanda y a su padre, Don Florito, al tanto de este hecho. Mientras tanto Bizco Porras atiende el negocio y Aníbal no le sirve de mucha ayuda.
La Duquesa se hace cargo de la mesa petitoria, e intenta seducir también al recién llegado Vidal, con el fin de atraerle a su causa monárquica. Sin embargo, éste se zafa, contando la historia de un hombre de su pueblo que se creyó golondrina, y cayó de una rama al intentar volar (el que se cree lo que no es, se estrella).
Cuando finalmente se encuentran por el lugar Luisa Fernanda y Javier, éste demuestra celos porque ella esté sentada con Vidal y su actitud le molesta tanto, que rompe sus relaciones, y se decanta por Vidal. La situación es tensa entre los dos pretendientes.
Mientras tanto, la Duquesa Carolina no está satisfecha por la recaudación de la mesa, por lo que se le ocurre subastar un baile con ella entre los caballeros que allí se encuentran. Vidal gana la subasta con una fuerte puja sobre la anterior de Javier, pero después le cede ofensivamente el baile ganado. Esto acaba de enojar a Javier, hasta el punto que arroja su guante a Vidal. Éste lo recoge, pero dilata a otro momento la disputa.
Unos días después hay un estallido revolucionario, en el que participan Nogales, Aníbal y Vidal Hernando de la parte liberal. Mariana y Luisa Fernanda quedan rezando el rosario en la posada. A pesar de la valentía de que hace gala Vidal, los revoltosos son pocos, y pronto son derrotados por el ejército, siendo Aníbal herido. Javier pretende detener a Vidal por estos hechos, pero Luis Nogales se declara cabecilla de los insurrectos y es detenido en su lugar.
Luisa Fernanda ve a Javier abrazando a Carolina, lo que, junto a la valentía demostrada por Vidal, la decide finalmente a aceptar su propuesta de matrimonio y mudanza a Extremadura.
Tercer acto
Paisaje típico de una dehesa.
La Gloriosa revolución ha triunfado al fin, y la acción se traslada a La Frondosa, dehesa de Vidal Hernando en Extremadura, cerca de Piedras Albas (Cáceres), donde están refugiados Luisa Fernanda y su padre, además de Mariana y Aníbal, en espera de que las aguas se tranquilicen en la Capital. La Reina ha sido destronada. La Duquesa Carolina ha huido a Portugal, y Javier está desaparecido, dándosele por muerto en la batalla de Alcolea.
Vidal recibe las felicitaciones y parabienes de sus labriegos y se respira una gran sensación de felicidad en la dehesa. Los preparativos del enlace avanzan, y Aníbal es enviado a buscar el traje de novia de Luisa Fernanda.
Sin embargo Aníbal encuentra, y vivo, a Javier y le lleva a la dehesa. Aunque Luisa Fernanda insiste en mantener su palabra y casarse con Vidal, éste se da cuenta de que, a pesar de la sinceridad de su voluntad, ella jamás llegará a amarle de verdad, pues porta en su corazón aún el amor antiguo a Javier. Renuncia Vidal, por tanto, al matrimonio, y consiente dolorosamente que el arrepentido Javier se lleve finalmente a Luisa Fernanda, llevándose de paso consigo el corazón destrozado de Vidal, del cual, no obstante, la joven no debe temer nada, porque «un corazón que perdona no es una carga que pesa».

Antología
 
Selección de números musicales y escenas mas representativas del género, con una duración aproximada de 90 minutos.
Ficha Técnica

Coreografía: Victoria Rodríguez
Luces: Jorge Abad
Audio: Jorge Pérez
Escenografía/Decorados: Carvalho
Atrezzo: Mateos
Vestuario: París
Sastrería: Luis Roquero
Transporte personal: Autocares Alfredo Colomo
Trasporte material: Hermanos Hernández
Dirección escénica: Jesús Cordón
Dirección musical y artística: Belkys Dominguez
Producción: Estudio Lírico Producciones s.l.u

© Arte Promociones Artísticas S.L.